NOTICIAS

Iria SoFa


 

De lo inefable

Este proyecto es una inmersión en lo inefable, en la conexión con el espacio y con la naturaleza;

es un recorrido interior a los lugares recónditos del alma humana, de mi alma.

Busco captar esa sensación casi mágica, en la que por un momento, en un determinado lugar, nuestro estado de ánimo está completamente acorde con nuestro entorno.

Este trabajo trata de las sensaciones, las calmas y las tempestades interiores, que son inexplicables.

“De lo inefable”
Un bosque; ya saben: árboles, plantas, e insectos que vuelan perezosos sobre el curso de un riachuelo que corre serpenteante y fresco.

Una mujer camina entre el fango y las flores, y posa su mano en una piedra. Durante el segundo en el que la mano permanece posada, un afilado reflejo, como una puñalada de luz, hace brillar la mica de la superficie rocosa. Se detiene entonces la mujer, gira la cabeza, y entornando los ojos observa la roca:

¿Algo a resaltar? Nada. Es sólo una piedra más como cualquier otra; apenas tres kilos y medio de granito de forma irregular y textura rasposa.

¿Y entonces? Entonces nace en la mujer un deseo inexplicable de levantarla, de saber qué hay debajo de la roca, de entender qué la hizo posarse ahí y no dos centímetros a la derecha o dieciséis metros y medio a la izquierda; sino justamente ahí, donde está emplazada. Enmascarando un trozo de suelo que ya nadie ha visto desde que la piedra lo ocupa.

La mujer lleva un vestido largo y negro, y la falda de su vestido se balancea suavemente de lado a lado. Izquierda y derecha, y así sin fin, y sin que sople la más mínima corriente de aire que pudiese moverla.

Y el balanceo de la falda parece una tosca metáfora de lo que ocurre en su cabeza: izquierda, sí – derecha, no; y no hay nada que le ayude a decidirse por una opción o por otra.

Pero el anhelo es incontrolable, y la falda se detiene; y entonces la mujer camina hacia la piedra. Camina normalmente, pero parece hacerlo a cámara lenta, con movimientos felinos. La expresión de su rostro no es visible desde dónde yo la observo, pero sospecho que se siente eléctrica, que se le eriza el vello de la nuca, que el sudor le perla la espalda, y que respira nerviosa mientras alarga los brazos hacia la roca.

Ya la tiene entre las manos, y mientras la levanta puedo intuir la fruición de su gesto.
Su figura me tapa la vista, no veo qué hay bajo la piedra: ¿Gusanos? ¿Cochinillas? ¿Hierba chafada?... Pero sí escucho el grito que brota de su garganta cuando descubre lo que hay debajo, y veo como ella se vuelve hacia mí violentamente: el rostro pálido, los ojos velados, la sonrisa espasmódica de foto congelada.

Una sonrisa que me enhebra como un hilo enhebra el ojo de una aguja, como una puñalada. Como si ya no fuese ella del todo, y al verla distinta, distinto me hizo a mí.

 

Barcelona el 17 de Julio del 2017, por Roi Veiga Novás.


Este trabajo se podrá ver en la exposición colectiva "Y nuestros rostros, mi vida, breves como fotos" del 1 de diciembre al 15 de enero de 2018

EFTI | CENTRO INTERNACIONAL DE FOTOGRAFÍA Y CINE TELÉFONO: +34 91 552 99 99 | EMAIL: [email protected]
Suscríbete al newsletter
C/FUENTERRABIA 4, 6 Y 13. MADRID (ESPAÑA) - VER EN GOOGLE MAPS
METRO: L1. MENÉNDEZ PELAYO Y ATOCHA RENFE. AUTOBÚS: 10-14-54-26-32-37-41-54-57

HORARIO DE ESCUELA: DE 9.00 A 22.00 HORAS.
HORARIO DE OFICINA: DE 9.00 A 14.00 Y DE 16.30 A 20.30 H.

.