NOTICIAS

CHACO: Sobre la resistencia de los cuerpos

CHACO, editorial de la profesora Verónica Fieiras, se alía con Cabeza de Chorlito (Frederique Bangerter y Alberto Garcia-Álix) para ediatr este desgarrador libro con fotografías de José Luis Cuevas.

SOBRE LA RESISTENCIA DE LOS CUERPOS :

"Antecedentes y observaciones adicionales: A temprana edad fui llevado a un hospital adonde mi madre daba a luz a un hermano sietemesino que vivió sólo unas horas al interior de una incubadora. Lo recuerdo como una pequeña masa inmóvil de piel rosada, con los orificios de la nariz y oídos sellados con algodón. Mi padre me pidió que me despidiera con un beso. Aún conservo la sensación de estar besando un plástico suave. Polvo y cenizas era el título original de este conjunto de observaciones. Las imágenes han sido producidas casi en automático, como este ejercicio de escritura.

Durante mi adolescencia, desarrollé la manía de buscar a mi padre por teléfono varias veces al día. Tenía la sensación de que algo le pasaría, algún accidente, robo o asesinato. Cuando falleció, hace apenas unos años, lo encontré en una sala de urgencias, con la quijada al aire, abierta por un tubo respiratorio que le atravesaba boca y garganta. De aquella paranoia desarrollé la manía de mirar portadas de prensa policíaca sólo para cerciorarme de que ningún ser querido estuviese en primera plana. El año pasado una alumna fue asesinada por su novio. A la mañana siguiente, al acercarme al puesto de periódicos, mi temor se materializaba en la última imagen que vería de ella. El hombre en primer plano, ella al fondo, en su cama, difuminada. No pude sostener la mirada. De inmediato sentí un dolor en el pecho.

Dolor en el pecho pudo haber sido otro título. El cuerpo está siempre expuesto al roce con otros cuerpos. Podemos literalmente pisotearnos, hacer jabón con nuestra propia grasa. Durante un período visité fábricas con la intención de observar máquinas y retratar obreros. Después busqué personas en la calle y las invité al estudio. Más adelante, puse anuncios en un periódico y la gente llegaba sola. Los retrataba desnudos, semidesnudos o vestidos con ropa negra. Sesiones de 150 a 300 fotos. El flash le pone los ojos rojos a la gente. Iniciábamos siempre de frente hasta llegar a un perfil y luego al otro. El acto en sí reinterpretaba un sometimiento autoritario. Un registro de desempleados y subempleados dispuestos a mostrarse por una remuneración económica.

De algunos retratados obtuve datos específicos que aportan información sobre aspectos vulnerables. Cada retratado representa una persona en carne y hueso. Cada uno con su propia circunstancia. Uno de ellos, por ejemplo, es contratado por la industria médica, su trabajo consiste en ingerir pastillas para luego someterse a pruebas de laboratorio. Dejarse observar por transnacionales es seguramente más redituable que posar sin camisa. Lo mejor pagado, asegura este hombre, son los antidepresivos. Otro, diez veces operado del rostro, decidió vivir permanentemente al interior de un automóvil, una especie de exilio social voluntario. Hoy, el carro ya no está. El hombre tampoco. A los automóviles se les desmenuza y se les vende en autopartes.

El interior de una ambulancia sin heridos produce tedio. Uno termina por no diferenciar entre las cosas que pasan por la cabeza y las que ha visto con los propios ojos. Una niña con los huesos rotos. Un taxista aplastado por un tráiler. Una madre que mira cómo su hijo se levanta, por última vez, a combatir al paramédico, como si él le hubiera enterrado la bala que perfora su espalda. Se augura que ese hombre no llegará al quirófano. La soledad y el vacío se engrandecen al interior de una ambulancia sin heridos.

En la historia de la clínica, los hospitales fungen como centros de control y aislamiento. Un doctor, especialista en glándulas, me facilita el acceso a uno de sus internos. El hombre muestra a la cámara un cuerpo voluminoso. Aquí ya nada es anómalo. Analizar a las personas, clasificarlas, utilizarlas, desecharlas y reemplazarlas una vez que se ve disminuida su capacidad de resistencia, he ahí un patrón histórico, una norma.

Sobre la resistencia de los cuerpos es el último título de este conjunto de observaciones. Mi nombre: José Luis Cuevas, hijo de Alfonso y Margarita, mexicano, solo, sin hijos. Al término de este proyecto alcanzaba los 43, en mi país, un número simbólico. La producción de estas imágenes coincide con un largo período de sueños recurrentes en los que, mientras duermo, la sociedad padece escasez, represión, concentración de personas, guerra civil y violencia."

Lee el artículo en Clavoardiendo Magazine

SOBRE LA RESISTENCIA DE LOS CUERPOS
©José Luis Cuevas — 19 x 26,5 cm 128 paginas — Encuadernación Suiza — Preimpresión: La Troupe — Impresión: Brizzolis —Traducción: Julia Murillo — ISBN 978-84-939682-8-1 — Primera edición, Octubre 2018.
Co-publicado en Madrid por Cabeza de Chorlito y Chaco

Enlaces relacionados:
Verónica Fierias con CHACO en Argentina
CHACO seleccionado en Arles por "SOFT TOUCH"
CHACO lanza "Soft Touch" de Brad Feuerhelm
PONER LAS MANOS EN EL FUEGO. Galería Cero
Verónica Fieiras en el Coloquio Iberoamericano
Laboratorio de creación editorial PHE
Fin del Mundo- Premio Coloquio Iberoamericano



 

Suscríbete al newsletter
EFTI | CENTRO INTERNACIONAL DE FOTOGRAFÍA Y CINE TELÉFONO: +34 91 552 99 99 | EMAIL: [email protected]
C/FUENTERRABIA 4, 6 Y 13. MADRID (ESPAÑA) - VER EN GOOGLE MAPS
METRO: L1. MENÉNDEZ PELAYO Y ATOCHA RENFE. AUTOBÚS: 10-14-54-26-32-37-41-54-57

HORARIO DE ESCUELA: DE 9.00 A 22.00 HORAS.
HORARIO DE OFICINA: DE 9.00 A 14.00 Y DE 16.15 A 20.15 H.

.